Medidor CO2 ambiente – ¿Para qué usarlos y dónde?

Un medidor de CO2 del ambiente puede controlar la concentración de CO2 en escuelas y aulas, oficinas y salas de conferencias o edificios pasivos que ahorran energía. De esta forma, contribuye de forma decisiva a mejorar la calidad del aire ambiente y, además, son muy efectivos para que no haya contagios del Covid-19 en espacios cerrados.

En esta página, encontrarás información sobre la concentración de CO2 en el aire circundante y sus efectos, así como el ajuste de la ventilación del lado de la demanda de eficiencia energética mediante medidores de CO2.

Causas y consecuencias de una elevada concentración de CO2 en el ambiente

Todos hemos experimentado casas congestionadas, aulas congestionadas y salas de reuniones congestionadas. Esto se debe principalmente al dióxido de carbono exhalado, además de la humedad y la temperatura del aire. El CO2 es gas con olor y sabor neutros que pueden causar diferentes síntomas negativos a los humanos como malestar, desmayos, concentración reducida y rendimiento disminuido.

Los seres humanos absorben oxígeno del aire cuando respiran y emiten dióxido de carbono al aire cuando respiran. El aire inhalado contiene un 21% de oxígeno y 0,035% de dióxido de carbono. Por el contrario, el aire exhalado contiene solo el 16% del volumen de Oxígeno y un 4% de dióxido de carbono en volumen. Aunque el dióxido de carbono solo es tóxico para los seres humanos a partir de un volumen con una concentración del 2,5%, el rendimiento, la concentración y el bienestar disminuirán a partir de un volumen con una concentración del 0,08%. (800 ppm) de dióxido de carbono.

Ocurre que en espacios cerrados como aulas, oficinas o salas de conferencias, la gente suele reunirse en estos espacios y solo se puede ventilar de forma restringida, por ello, una vez que se cierran las ventanas, unos minutos después se registran valores de dióxido de carbono de 5.000 a 6.000 ppm.

Un medidor de CO2 de ambiente puede medir de forma fiable la concentración de dióxido de carbono. De esta forma, puede establecerse una regulación de la ventilación para aumentar el suministro de aire fresco y disminuir concentraciones de CO2 que pueden afectarnos a nuestra salud. Y, teniendo en cuenta el escenario COVID, pueden ayudar notablemente a impedir la propagación de la enfermedad en espacios cerrados.

Mejores medidores de CO2 de ambiente

El valor de la buena calidad del aire: 1000 ppm de CO2

Max von Pettenkofer (3 de diciembre de 1818 al 10 de febrero de 1901) fue profesor de química médica en la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich y fue el primer profesor de higiene en Alemania desde 1865. A través del estudio de la concentración de dióxido de carbono, sentó las bases de nuestra especificación actual de calidad del aire hace más de 140 años: la norma DIN-1946-2. Esto significa que el valor máximo de CO2 es 1500 ppm. En otras palabras, si es posible, debería haber solo 1500 moléculas de CO2 en un millón de partículas de aire.

La calidad del aire realmente buena no excederá el límite de 1000 ppm de CO2. Por lo tanto, la norma DIN 1946-6 requiere un caudal de aire externo de 30 m3/h por persona. De acuerdo con los estándares de construcción actuales y las paredes exteriores de edificios de alto espesor, es imposible lograr un valor de dióxido de carbono de 1000 ppm de CO2 a través de la ventilación ocasional o la apertura de ventanas. Las ventanas de los edificios públicos (como escuelas, aulas u oficinas grandes) generalmente no se pueden abrir: en este caso, solo un sistema de ventilación controlado por un medidor de CO2 del ambiente puede garantizar una buena calidad del aire.

Usos de medidores de CO2 de ambiente en escuelas, casas, oficinas…

Debido a los requisitos legales, los edificios modernos de hoy también tienen buenas propiedades de aislamiento térmico. Para minimizar los costes de calefacción, las ventanas, las paredes exteriores y los techos (incluida toda la fachada del edificio) están bien aislados, de modo que no se pueda renovar el aire.

El resultado de esto es que, además de las altas concentraciones de CO2, la alta humedad puede conducir rápidamente a la formación de moho en los edificios. Por tanto, los riesgos para la salud son previsibles debido a las esporas de hongos. Para prevenir permanentemente los riesgos para la salud y los daños en los edificios, es esencial que en los edificios modernos, como las casas pasivas y de bajo consumo energético, se proporcione aire fresco con precisión a pedido. Y la única manera de cuantificar esto es mediante un medidor de CO2 de ambiente.

Aquí es donde entra en juego el medidor de CO2 de ambiente: además de la concentración de CO2, el sensor de CO2 también puede medir la humedad relativa en el edificio. Si se supera el valor definido, el sensor de CO2 lo indicará con lo que puede subirse el sistema de ventilación aumentando el suministro de aire fresco o abrir automáticamente las ventanas.

Por otro lado, y teniendo en cuenta el escenario Covid 19, puede ajustarse la ventilación de un espacio cerrado en cuanto se detecten por el medidor de CO2 de ambiente concentraciones superiores a los 900 ppm. De esta manera, disminuirá mucho el riesgo de contagio de la enfermedad entre las personas que se encuentren en el recinto cerrado.